El proceso‎ > ‎

1.- Antecedentes

Carlos Guillermo Morín Gamarra, de profesión médico y especializado en cirugía, en su propio nombre o a través de las entidades Barinvest, Holinver SA, Fundación Morín, CBM-MC Grupo Barnamedic, o TCB SL venía explotando desde hacía años diversas clínicas dedicadas a la práctica abortiva. Concretamente en el año 2007 explotaba y dirigía el centro médico autorizado como clínica de nombre GINEMEDEX sito en la calle Dalmases n° 61 bajo de  Barcelona así como el Centro Médico TCB, sito en la misma calle Dalmases en el n° 34, ocupando en su totalidad una casa- torre cuyo primer piso constaba a nombre de la entidad denominada "FUNDACIÓN MORÍN", también autorizado como clínica ginecológica para la práctica de interrupciones voluntarias de embarazo hasta el tercer trimestre, y el centro CBM-MC Grupo Barnamedic sito en la Via Agusta n° 281 -285 bajos. 

El referido Carlos Guillermo Morín se venía dedicando a dichas actividades con su mujer María Luisa Durán Salmerón, quién se dedicaba básicamente a dirigir, organizar y programar las interrupciones de embarazo que se llevaban a cabo en la clínica TCB de la calle Dalmases 34, clínica de la que estaba al frente.
 
Para llevar a cabo las intervenciones abortivas el Sr. Morín disponía de los siguientes colaboradores médicos: don Ramón Tanda Herrero, don Antonio Reñé Ruiz, don Dimas Arvin Camejo Orozco y don Marcial Rodríguez Orozco.

Todos ellos, ejercían funciones de ginecólogos y practicaban los abortos que les encomendara Carlos Morín.

De igual forma, figuraban como colaboradores los anestesistas don Agustín Castrillo Ferrando y doña Esther Santacana Rillo.

También figuraba presuntamente como anestesista don Pedro Juan Luis Ávila aún careciendo de titulación médica valida en España.

Como especialistas psiquiatras figuran don Pascual Javier Ramón Mora y don Fernando Javier Carrato Vaz, quienes estaban asalariados en las antedichas clínicas del doctor  Morín, y eran los responsables de la emisión de una suerte de dictámenes psiquiátricos respecto de cada una de las pacientes que pretendían someterse a la intervención abortiva en el que se certificaba que "la paciente se encuentra en una situación de grave peligro para su salud psíquica", sin que presuntamente las pacientes fueran visitadas ni exploradas, o en el mejor de los casos manteniendo solo muy puntualmente una entrevista en la que el médico o las enfermeras de las clínicas las pasaban para firmar un test denominado "cuestionario de salud mental de Goldberg" que presuntamente firmaba en blanco sin cumplimentar siquiera las respuestas la propia paciente.

Finalmente, el entramado societario dirigido por el Doctor Morín contaba con la colaboración de María Virtudes Sánchez Vázquez, quién presuntamente aprovechando su situación de administrativa en la clínica autorizada administrativamente para abortos del primer trimestre EMECE, sita en la calle Angli de Barcelona, y que antiguamente había pertenecido también a Carlos Morín, aunque ahora regenta en exclusiva su antigua socia la Sra. Remedios González Bricio, derivaba desde dicha clínica Emece a todas las pacientes que excedían el límite de las doce semanas de embarazo para que se sometieran a la interrupción del mismo en las clínicas de Morín, cobrando a cambio una comisión a título personal.