Vista 26-09-2012

Interrogatorio de los tres últimos imputados, el Dr. Carrato, el Dr. Mora y a Mª Virtudes Sánchez
Barcelona 26-09-2012.- En el día de hoy ante la ausencia de uno de los acusados se ha interrogado a los tres últimos imputados, el Dr. Carrato, el Dr. Mora y a Mª Virtudes Sánchez. Los tres imputados, siguiendo como ya es habitual la estrategia de sus antecesores no han contestado a ninguna pregunta que no fuese de su propio abogado, dejando así sin contestar las preguntas del Ministerio Fiscal, Alternativa Española y Centro Jurídico Tomás Moro.

Respecto a la declaración del primer imputado psiquiatra y encargado de realizar los informes relativos a la salud mental de la madres que querían abortar ha declarado que empezó a trabajar en las clínicas del Sr. Morín en 2006, bajo un contrato de prestación de servicios por el que cobraba una media de 750 euros mensuales trabajando exclusivamente martes y miércoles en horario de mañana. Ha declarado que ciertamente existía un traductor el cual no ha sabido explicar que idiomas exactamente traducía, y que cuando se trataba de una menor siempre le acompañaba un tutor, ha reconocido al ser preguntado por su propio abogado que nunca emitió informes psiquiátricos a posteriori sobre las piezas que se le imputan, si bien, en alguna ocasiones (en intervenciones en las que no está acusado) si lo había hecho.
 
En cuanto a la intervención del Dr. Mora, su declaración ha sido incongruente y derivaba en respuestas nada concluyentes ni especificas. Ha sido difícil entender su declaración, al cual deja las puertas abiertas a que en las clínicas del Dr. Morín la práctica habitual no se regía bajo ningún orden, siendo los psiquiatras meros espectadores de un espectáculo dantesco.
 
Haciendo mención a la última declaración de Mª Virtudes, auxiliar de la clínica EMECE, ha quedado probado el negocio cruzado que existía, en el cual ciertamente existían comisiones que llegaban al 20% del precio total pagado, si bien ella ha declarado no trabajar con comisiones, ni variables, cobraba un sueldo fijo de la clínica EMECE propiedad en su momento del Dr. Morín y a posteriori de Dña. Remedios. Ha reconocido en ocasiones acompañar a las pacientes a TCB y Ginemedex pero siempre bajo las ordenes de sus superiores. 
 
EMECE que actuaba como clínica ginecológica en la que se practicaban IVEs solo tenía licencia para llevar acabo aquellas inferiores a 12 semanas cuando el tiempo de gestación se superaba se remitía a la paciente a las clínicas del Dr. Morín. 
 
A lo largo de su declaración la imputada ha declarado que jamás trabajo como comercial, ni como persona que se encargase de contactar a pacientes para que abortasen, ya que ese trabajo lo desempeñaba una comercial que el Dr. Morín había contratado para tales efectos, pero sí cuando las pacientes la llamaban o se ponían en contacto con ella les recomendaba acudir cuantos antes y en ayunas. En su declaración y dando respuesta a las preguntas de su abogado confirmó que jamás manipuló las historias clínicas y que nunca intervino en las mismas, afirmando que jamás dio información a las pacientes y que su trabajo consistía única y exclusivamente como administrativa apoyando un poco en todas las áreas.

Comments