Vista 25-09-2012

Declaración de Agustín Castillo
Barcelona 25-09-2012.- Hoy ha declarado Agustín Castillo quien trabajó como anestesista  en las clínicas del doctor Carlos Morín.

El señor Castillo ha admitido que aunque los centros tenían todos los permisos necesarios para las prácticas abortivas en los supuestos legalmente previstos, sin embargo "a espaldas, en la nocturnidad, por detrás, alguien un día parece ser que cambia las reglas del juego y parece ser que cometen irregularidades".

El propio imputado señor Castillo se ha mostrado sorprendido en el juicio pues según el en un primer momento los abortos que se practicaban eran todos legales pero sin advertir nada al equipo médico parece que se cambiaron las reglas del juego y "parece ser que cometen irregularidades. Nadie me dijo que iban a cometer una irregularidad".

Respecto al recurrente tema de las firmas, en esta ocasión el imputado ha sido más claro que el resto de sus compañeros pues ha asegurado que falsificaron su firma escaneándola para que apareciera en la documentación de algunas interrupciones de embarazo en las que no participó. Es decir el imputado no simplemente ha negado que el firmara los documentos sino que reconoce que su firma fue claramente falsificada reconociendo que piensa que se ha urdido un "montaje" en estas intervenciones en las que aparece su firma escaneada, ya que a partir de una firma verdadera se hicieron copias para incluirla en otros casos.

Es más, el propio señor Castillo ha aclarado que en algunos de los abortos que le adjudican no pudo intervenir porque estaba de vacaciones; no obstante parece que el imputado estaba al tanto de las prácticas irregulares de la clínica pues ha recalcado que siempre dijo expresamente que no pusieran su firma ni su sello en las intervenciones en que él no actuaba porque no se iba a responsabilizar de ellas.

Con respecto a su labor como anestesista se defiende escudándose en la  "confianza absoluta" en el equipo de cirujanos, pues  presuponía en las intervenciones que practicaba la  paciente tenía todos los permisos necesarios, aunque ha concretado que además comprobaba él mismo que todo era correcto.

Ha detallado un caso en el que dio su firma pese a no participar en la anestesia de la operación porque él había hecho la evaluación clínica de la paciente, que padecía una miopatía, y "en otras clínicas no le hubieran hecho el aborto por riesgo", pero como médico consideró que sí se le podía practicar.

Agustín C. ha negado que a partir de 2007 trabajara en la clínica Ginemedex y ha asegurado que solo lo hacía en la otra clínica de Morín, T.C.B., si bien ha indicado que en casos muy puntuales podía hacer alguna sustitución.
Comments